Las adicciones desde una mirada ética

Las conductas adictivas las podemos definir como el uso o abuso de ciertas sustancias legales o ilegales, que se convierten en el eje fundamental del estilo de vida de una persona. Suelen pasar ocupar demasiado tiempo de su vida y eso afecta a su ámbito psíquico, social, cultural y también al espiritual.

Las clinicas de psicólogía en San Cugat pueden ayudarte con estas patologías, pero vamos a contarte más sobre el tema:

Suelen caracterizarse por su capacidad para aliviar algún tipo de malestar o dar placer inmediato. Este es el motivo por lo que genera dependencia. Estamos ante unas sustancias que proporcionan un patrón a la hora de comportarse que lleva irremediablemente al deterioro de la persona a todos los niveles.

Además, podemos señalar que suelen terminar en depresión, baja autoestima o un control de los impulsos bastante leve o incluso inexistente. La persona se obsesiona con esto y lo busca, aunque sabe que se hace daño a sí mismo y a los demás.

Las que más conocemos las originan sustancias químicas y suelen ser a las que más importancia se le dan. En las conductas adictivas que producen las sustancias químicas hay que tipificar el alcance y las características. Las drogas ilegales son consideradas las que más daño hace, por el poder de adicción, intensidad y el rápido deterioro que suele producir en quienes las consumen.

Las drogas que están legalizadas como el alcohol o el tabaco, también se deben tener en consideración. Ellas son las iniciadoras, ya que llevan al uso de las ilegales. Al principio el individuo es captado por un consumo experimental para buscar nuevas sensaciones que lo relajen. Estas drogas legales suelen muy eficientes para sobrellevar las tensiones de la vida cotidiana, pero son responsable del grupo que producen la mayor pérdida de vidas humanas en nuestra sociedad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *